Los orígenes de La Roca Petita

Nuestros orígenes se remontan 3 generaciones atrás, cuando en un pueblecito entre las comarcas del Pla de l’Estany y l’Alt Empordà, Esponellà, nuestros abuelos regentaban “Can Roca“. Por entonces Can Roca era el Restaurante que acogía a los viajantes entre Banyoles y Figueres, era el colmado del pueblo y también el centro cultural, con cine los domingos, para la gente de los pueblos conlindantes.

can roca

De las manos y los fogones de la “iaia Conxita” se engrandeció la leyenda del restaurante por su calidad y por, sobretodo, sus “canelons”; gentes de todas las comarcas acudían los domingos a celebrar sus reuniones familiares más importantes, bautizos, comuniones y bodas. Del seno de esta família, de’n “Pitu” y la “Conxita”, nacieron 4 muchachas, Conxita, Dolors, Paquita y Angelina, esta última, la pequeña (“petita”) de Can Roca, es la que, con su marido en “Miliu” regentaron des del 29 de octrubre, dia de Sant Narcís (patrón de Girona), del año 1.977, el Hostal de La Pequeña, situado en la misma Nacional II a su paso por Riudellots de la Selva.

la_pequena

La Pequenya

Allí estuvieron hasta que, en 1999, construyeron y se trasladaron al nuevo local, y lo denominaron Resturant La Roca Petita, nombre que pretende recordar las raíces (Can Roca) y que su fundodara, l’Angelina, es la pequeña (petita) de la famila.